CUBRIR UN LAYER CAKE PASO A PASO

Aunque cubrir una tarta de pisos con una crema te pueda parecer una tarea difícil, te aseguro que es más fácil de lo que imaginas. Tal vez, a la primera o la segunda no te queden especialmente bien, por la técnica o la consistencia del buttercream, pero con un par de prácticas, los resultados casi profesionales, están garantizados. Después de la entrada anterior de la tarta Naked Red Velvet de ayer, parece que el tema generó algunas dudas y como ya tenía este paso a paso de como cubrir un layer cake publicado en mi libro Fiesta, os lo comparto aquí.

Parto de la base de que tenemos unos bizcochos (2 ó 3 según los pisos que vayas a utilizar) perfectamente horneados, los que hemos nivelado si fuera necesario y que ya han asentado la miga de un día para otro.

Personalmente prefiero utilizar tres moldes para hacer este tipo de bizcochos a hornear toda la masa en uno solo. El secreto para que queden totalmente uniformes es que cada uno de los moldes tenga exactamente la misma cantidad de masa y luego alisar la superficie. Esto es importante, especialmente si es una tarta naked o tarta desnuda. Los bizcochos quedarán jugosos puesto que tendrán un horneado rápido de unos 25-30 minutos. En la mayoría de los casos, ni siquiera que que nivelar. En mi caso, si sube un poquito, aplasto la barriguita con la mano , con una manopla tan pronto salen los bizcochos del horno. Si se deja enfriar, ya habría que cortar. A continuación te dejó el reel que publiqué en Instagram.

Para empezar, necesitamos unas herramientas básicas que son: Un cartón base para tartas, una base de tartas giratoria, una manga pastelera mediana para ayudarnos a dosificar la cantidad de crema en cada capa, una espátula larga o una rasqueta , varias pequeñas y una espátula de mano. También ten a mano un bol para dejar la crema sobrante,  papel de cocina húmedo y un paño seco.  

Para empezar, coloca un poco del frosting que hayas elegido para la tarta sobre el centro del cartoncito de tartas, para que actúe a modo de pegamento y así evitar que se mueva el bizcocho. En este caso he cubierto la tarta directamente sobre el  cake stand. Coloca el primer bizcocho, el menos perfecto de los que hayamos hecho, sobre el cartón de tartas, boca arriba.

Cubre este bizcocho con una capa de frosting. Para ello, llena una manga desechable, córtale la punta y ayudándote del pie de tartas giratorio cubre la superficie, girando la base lentamente en la dirección contraria hacia dónde estés extendiendo la crema. Este paso lo podemos hacer también con una cuchara dispensadora de helado, pero si eres novata, con la manga pastelera, te aseguras de que estás poniendo exactamente la misma cantidad de buttercream en casa piso.

Alisa y extiende el buttercrea, con una espátula acodada. La espátula deberá estar o bien paralela a la tarta, o como máximo en un ángulo de 45º. Hay que obtener una capa de un grosor uniforme, llevando la crema hacia los bordes. En el caso de cubrir la tarta completamente, no importa que el frosting se salga un poco por los laterales, ya que más tarde este exceso o sobrante te  ayudará a cubrir la tarta. 

Coloca el segundo bizcocho y nivélalo con el anterior. Este bizcocho irá boca abajo y lo aplastaremos suavemente con la mano para que se asiente y no se  mueva. Este paso es muy importante.

Vuelve a colocar una cantidad de frosting igual que en la capa anterior.

Gira la base a la vez que extiendes la crema con la ayuda de la espátula acodada. 

Coloca el tercer bizcocho boca abajo y aplasta suavemente el bizcocho, para que no se mueva. Asegúrate que está perfectamente nivelado. Puedes utilizar un nivelador que tengas para estos casos. En este punto. si eres novata, puedes colocar una pajita de coctel (las gorditas) a modo de pilar en el centro. De esta manera los pisos de tu tarta no se van a mover. Te dejo a continuación otro reel de mi Instagram para que lo veas mejor.

Recuerda avisar a la persona que vaya a cortar la tarta que la pajita esta en el centro. No utilizar palitos o brochetas de madera en vez de la pajita.

Coloca con la manga y extiende con la espátula la última capa de frosting. No es importante si en esta parte de arriba colocas mas cantidad de crema, ya que siempre podrás retirar el exceso.

Ahora empieza a colocar la crema por los laterales con ayuda de la manga, desde abajo hacia arriba, terminado por la parte superior. Con ayuda de un alisador, espátula larga o rasqueta, alisa los laterales y la parte superior. Mantén tu brazo pegado al cuerpo en un ángulo de 90º.

Esta primera capa tiene que quedar muy fina y bien alisada. Esta capa se llama un crumb coat, o una capa de sellado para tapar las migas. Toda la crema sobrante para esta capa no la deberemos volver a poner junto con el resto de la crema. Cuando consigamos que la tarta con su capa tapa migas esté totalmente uniforme, la meteremos en la nevera por espacio de una hora, para que se enfríe y se asiente bien la crema. Si queremos darle un acabado desnudo o naked, podemos dejar la tarta así.

Cuando haya enfriado la primera capa queremos otro tipo de acabado le pondremos otra capa de crema a la tarta. No importa que sea mucha, porque se la vamos a ir quitando, pero siempre es más fácil de trabajar con mucha cantidad de crema que con poca. Si ésta segunda capa es gruesa no tendremos el riesgo de que, al retirar la crema, levantemos la capa tapa migas. También es más fácil corregir los errores. Trabajaremos tanto en la parte superior  como en los laterales, de abajo a arriba. Iremos limpiando la espátula con papel de cocina húmedo cada vez que lo pasemos.

Para acabar, calentaremos con agua caliente la espátula y la secaremos y le daremos una ultima pasada a la tarta que hará que quede perfectamente lista y brillante.

Y como por arte de magia, la tarta está perfectamente rellena y cubierta, sin imperfecciones!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *